Un entrerriano viajó 2.400 kilómetros a dedo para ver a su amigo en los Panamericanos

Marcos Gómez, un paranaense de 25 años, salió el martes de Jujuy para acompañar a su amigo cuando ganó el oro.

Matcos es amigo de Gian Scialacomo, quien con 20 años es el más chico del plantel campeón del mundo y dueño del oro en Perú.

El entrerriano desde enero estaba ganándose la vida en un restaurante de Humahuaca, Jujuy, y no dudó en renunciar y comenzar una travesía de 48 horas para recorrer a dedo los 2.400 kilómetros hasta Lima sólo para ver cómo el seleccionado masculino de sóftbol se coronaba campeón panamericano por primera vez.

Dejó su trabajo y emprendió el viaje con sus dos mochilas a cuestas. El dinero no alcanzaba para que fuera un viaje cómodo. No dudó, entonces, en optar por hacer dedo, como es común en las rutas argentinas para ir de pueblo en pueblo. Sin embargo, este paranaense debía cruzar dos fronteras y recorrer más de dos mil kilómetros en situaciones adversas.

Viajé en un camión con gallinas, me metieron en el baúl de un auto, quedé varado por la nieve en La Paz (Bolivia). Pasé muchos momentos feos pero éste es el mejor premio”, dice en un video mientras Argentina le gana a Estados Unidos en la Gran Final.