Familia Gill: antropólogos forenses iniciaron nueva búsqueda

Se realizaron las primeras excavaciones en la estancia La Candelaria, de Crucesitas Séptima.

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) comenzó este martes con los primeros sondeos en procura de dar con los restos de la familia Gill, cuyo rastro se perdió en el verano de 2002 y de quienes no se volvió a tener noticias.

Con la presencia del arqueólogo Leonardo Obando, se realizaron las primeras excavaciones en la estancia La Candelaria, de Crucesitas Séptima, departamento Nogoyá, con el auxilio de personal de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) y de la Policía de Entre Ríos. Las tareas continuarán este miércoles, con la incorporación del antropólogo Juan Nobile.

El EAAF ya hizo una primera inspección del terreno el último 6 de marzo, cuando llegó a la provincia el antropólogo Juan Nóbile, que recorrió La Candelaria en compañía del juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta, quien instruye la causa de la búsqueda de la familia Gill. Antes, el EAAF había solicitado material: los 18 cuerpos del expediente de la causa de los Gill, fotografías con drones y planos del lugar y todo eso les fue enviado.

La Estancia La Candelaria, donde ya se hicieron trabajos exploratorios y donde ahora trabajará el EAAF, es el lugar donde trabajó Rubén “Mencho” Gill como peón rural, y donde vivió junto a su familia -su esposa, y sus cuatro hijos- hasta que desapareció, en el verano de 2002.

En diciembre de 2018, el juez de Garantías de Nogoyá, que tiene a su cargo la causa por “averiguación de paradero” de los Gill, hizo un reconocimiento del terreno de La Candelaria, efectuó mediciones y tomó fotografías con un dron, y todo ese material lo envió a Rosario.

Con la información colectada, el EAAF diseñó un plan de trabajo que pondrá en manos del juez de Nogoyá. A su vez, el magistrado elevará la petición al Superior Tribunal de Justicia (STJ) para que autorice el gasto necesario: equipos para realizar las excavaciones y el gasto de alojamiento de los especialistas que llegarán a la provincia.

De ese modo, el EAAF seguirá una de las posibles vías para esclarecer el misterio Gill: la búsqueda de los restos de la familia que, luego de muertos, habrían sido enterrados en el propio campo que habitaban.