En Santa Fe distribuyen misoprostol en hospitales y centros de su salud

El gobierno comenzó a distribuir la droga, esencial para la interrupción del embarazo.

Se sabía que el Gobierno de Santa Fe le venía dando un espaldarazo al cumplimiento de la Interrupción Legal del Embarazo -ILE- y que parte de este empuje simbólico se iba a materializar en un desarrollo farmacológico propio, producido en el ámbito público: misoprostol para uso ginecológico, un fármaco esencial para la interrupción del embarazo, que en distintos momentos del año protagonizó las noticias tanto por su falta en farmacias como por su altísimo costo.

El día, por fin, llegó: tras aprobar los requisitos de Salud santafesinos, la nueva droga, producida por el Laboratorio Industrial Farmacológico -LIF- comenzó a llegar a los hospitales y centros de salud de Santa Fe, según pudo confirmar Clarín, en diálogo con fuentes de Salud de esa provincia.

Pero todas las expectativas están puestas más allá: cuando la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica -Anmat- apruebe el fármaco, de modo que su alcance sea nacional. Sería clave en un país de aplicación desigual de la ILE en las distintas jurisdicciones. De hecho, siete provincias no adhirieron todavía a ese protocolo.

¿Para qué sirve el misoprostol? Más allá del debate “verde vs. celeste” por la despenalización del aborto, la disponibilidad de este medicamento cumple un rol elemental en el cumplimiento del aborto no punible, situación por la que pasa un número importante de niñas y mujeres abusadas cada año, cuya cifra exacta Clarín no pudo precisar, ya que, se disculparon fuentes de la Secretaría de Salud de la Nación, “no hay datos consolidados a nivel nacional”. Ni de este año, ni del año pasado, ni del anterior.