Macri quedó debiendo más de 150 millones de dólares a distintos organismos

El monto incluye pagos pendientes a la ONU, la OMS, la FAO y la Unesco.

Mauricio Macri no sólo “reperfiló” deuda con el FMI y tenedores de bonos, dejando un virtual default. También lo hizo con organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidad, con lo que, según el gobierno de Alberto Fernández, afectó la representación argentina en esos ámbitos.

La herencia externa, de impacto diplomático, fue uno de los rojos que encontró Felipe Solá cuando se instaló en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, e hizo un diagnóstico de la gestión de su antecesor, Jorge Faurie.

La deuda acumulada, según el detalle al que accedió Clarín, es de 150 millones de dólares, lo que equivale a 9.500 millones de pesos. Corren, así y todo, los intereses por lo pendiente. “La morosidad afecta la representación de Argentina en los organismos” apuntaron en Cancillería.

La deuda, que junto a otros pendientes asciende a 150 millones de dólares, acumula montos impagos correspondientes a los ejercicios 2017, 2018 y 2019. Hubo, en esos años, “pagos mínimos para evitar sanciones” pero la deuda se acumuló. En Cancillería apuntan a la cuestión simbólica.

Solá interpretó la novedad, que no había sido anticipada en la transición, como “una muestra de que la gestión Macri en política exterior sólo se sustentó en el marketing”.

Apuntó a un caso emblemático: Naciones Unidas. “Mientras Macri hablaba en la ONU de que buscaba una inserción inteligente de Argentina en el mundo, dejaba impagos los compromisos internacionales asumidos incluso con el propio organismo donde exponía”, apuntó el canciller.

Las membresías que abonan los países miembros de organismos internacionales son para el funcionamiento de los mismos y si dejan de hacerlo pueden perder su representatividad y el derecho a voz y voto.

Las deudas con la ONU, la OMS, la FAO y la UNESCO no son excepcionales: el gobierno anterior dejó impagas membresías en la Corte Penal Internacional (CPI), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y, entre otras, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Estos casos afectaron gravemente la imagen argentina en el mundo”, dijeron a Clarín desde la cancillería.

Lo mismo ocurrió en el frente regional. Hay deuda acumulada con PARLASUR, el Instituto Social del MERCOSUR, la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR).

Otros pagos pendientes son los correspondientes a los trabajos de dragado en el Río de la Plata (CARP) y en el Río Uruguay (CARU).

El anteúltimo día hábil del año, a través de la decisión administrativa 03/19, el jefe de Gabinete dispuso una modificación presupuestaria para ordenar el pago de parte de la deuda. Es un desembolso de 40 millones de dólares para, dicen en Gobierno, “empezar a reducir la brecha de lo adeudado”.

Los fondos para la ampliación del presupuesto de Cancillería para el pago de esa deuda “resultarán de los producido por el cobro de la Tasa de Estadística que grava importaciones”, detalla la resolución.

Fuente: Clarín