Diputados aprobó el proyecto de sostenibilidad de la deuda

El Frente de Todos, Juntos por el Cambio y bloques minoritarios votaron a favor. La izquierda rechazó el proyecto y el socialismo se abstuvo.

El oficialismo logró dar este miércoles el primer gran paso para aprobar la ley de sostenibilidad de la deuda. El proyecto enviado por el Poder Ejecutivo para darle un respaldo institucional a las negociaciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, fue aprobado en la Cámara de Diputados por amplia mayoría y la semana que viene será tratado en el Senado.

 La iniciativa que declara “prioritaria para el interés de la República Argentina” la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa recibió 224 a favor, dos en contra, del Frente de Izquierda. Hubo además una sola abstención, del socialista Enrique Estévez.

El proyecto abarca la deuda regida por ley extranjera, puntualmente los bonos emitidos en los canjes de 2005 y 2010, y también los títulos públicos emitidos a partir de 2016, la mayoría bajo ley de Nueva York. El texto incluye la renuncia a invocar la inmunidad soberana contra el embargo y ejecución de determinados bienes.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller, señaló que, si bien esta ley no es necesaria para llevar adelante la reestructuración, servirá para robustecer “la fuerza negociadora” de Guzmán frente a los acreedores, “para que defienda los intereses del país con la representación de todo el arco político”.

En ese sentido, cuando la sesión llevaba más de una hora, Elisa Carrió irrumpió en el debate. “Hay momentos de un país donde todos los argentinos debemos estar unidos. Debemos darle respaldo a nuestros negociadores que están en Estados Unidos”, enfatizó.

En el que podría ser su último discurso como diputada -su renuncia se hará efectiva en marzo-, “Lilita” advirtió que “los bonistas anotan cada palabra que se dice y eso después sale en la sentencia en contra de la Argentina”, por lo que pidió cautela en los discursos.

La titular de la Comisión de Finanzas, Fernanda Vallejos, cargó las tintas contra la gestión de Cambiemos: “Entre 2015 y 2019, un problema estructural de nuestra economía, la restricción externa, fue llevado al límite. Se restauró un modelo que privilegió la valorización financiera del capital en detrimento de la producción, el trabajo y la economía real”.

“Los años 2018 y 2019 van a quedar en los anales de la historia argentina por haber sido récord de fugas de capitales. En ese bienio salieron 55.000 millones de dólares, es decir, 10.000 millones más que el total de los desembolsos que se realizaron a partir del acuerdo que la anterior administración firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, alertó.