Un joven sufrió quemaduras tras explotarle el celular mientras dormía

El joven de 22 años debió asistir a un centro de salud para que le quitaran el líquido ácido de la batería que le había quedado impregnado.

Fuentes policiales informaron que la víctima fue identificada como Catriel Gómez, quien se despertó cuando sintió el fuerte ardor y advirtió el estallido del Motorola E5 Play, que se encontraba cargando. El hecho ocurrió en la localidad cordobesa de La Falda.

“Me desperté y estaba en llamas. El líquido de la batería me quedó pegado”, relató.
Su hermana, que estaba en la misma habitación, lo ayudó inmediatamente a apagar el fuego: “Me quedaron ampollas desde las piernas hasta las axilas”, agregó el joven en diálogo con El Doce.

El hecho sucedió en horas de la mañana del viernes último, luego de que Gómez regresara a su casa durante la madrugada después de salir con sus amigos.
“Por eso nunca hay que dormir con el celular encima. Nunca sabés lo que va a pasar”, aconsejó en su cuenta de la red social Facebook.

En tanto, contó que, pese a dirigirse al hospital de La Falda, los médicos no lograban apaciguar el dolor: “Pasaron más de tres horas desde que explotó y era impresionante lo que me ardía”.

“En el hospital me dijeron que nunca habían visto algo así, estaban todos sorprendidos”, añadió Catriel sobre lo ocurrido.

El caso de este joven cordobés hizo recordar al ocurrido en octubre del año pasado en la ciudad de Bastobe, Kazajistán, donde una joven de 14 años (Alua Asetkyzy Abzalbek) murió después de que su teléfono inteligente explotara en su almohada mientras dormía.

La adolescente se había acostado en su cama escuchando música y a la mañana siguiente fue encontrada muerta con la batería del teléfono en llamas junto a su cabeza.