Encontraron asesinada y enterrada a una joven que estaba desaparecida

Camila Aldana Tarocco había sido vista por última vez cuando salió de su casa a retirar dinero de un cajero automático. El cuerpo fue hallado a 200 metros de la casa de su ex novio.

La joven de 26 años estaba desaparecida desde el 4 de abril último. Fue hallada hoy asesinada adentro de una bolsa enterrada a 200 metros de la casa de su ex pareja, quien ya estaba detenido como sospechoso de femicidio, en el partido bonaerense de Moreno.

El hallazgo del cuerpo de Camila Aldana Tarocco se produjo cerca de las 0.30 en un descampado situado en la avenida Monsegur y la calle San Cayetano, a unas 20 cuadras de su casa y a dos de la del principal acusado, Ariel Alberto González.

Hasta allí llegó en el marco de la búsqueda una brigada policial con canes rastreadores, que detectaron tierra removida entre unos pastizales y finalmente encontraron una bolsa negra que contenía el cadáver de Camila.

La fiscal 3 de Moreno-General Rodríguez a cargo de la causa, Luisa Pontecorvo, se presentó en el lugar y ordenó trasladar así como fue hallado el cuerpo a la morgue judicial de General Rodríguez, donde será sometido a la autopsia con el fin de establecer la causa de la muerte y la fecha.

Camila había desaparecido la mañana del sábado 4 de este mes y el lunes 6 su familia radicó una denuncia formal que dio inicio a la investigación, consigna la agencia Télam.

Los hechos

El 3 de abril, poco antes de la medianoche Camila se conectó por WhatsApp y ya no volvió a registrarse actividad en su teléfono. Unas horas después, alrededor de las 6 de la mañana del sábado 4, la vieron en la localidad bonaerense de Moreno y después desapareció.

A esa hora, según contó a los medios su mamá, Claudia Sánchez, la joven de 26 años iba al banco a cobrar el bono que recibe por sus hijos para evitar las largas filas bancarias que se esperaban para más tarde.

Cinco días después de su desaparición tanto su ex, Ariel González, como su actual pareja, fueron citados por la fiscal Luisa Pontecorvo por “incongruencias e inconsistencias” en sus primeras declaraciones, pero solo el primero quedó detenido.

González admitió que pasó la noche del viernes con la joven y sostuvo que por la mañana la llevó “en su moto” a la parada del colectivo, pero violó de esta manera la restricción de acercamiento que tenía para con ella y esto fue suficiente para que la Justicia impidiera que recuperara su libertad.