El Gobierno extenderá la prohibición de despidos hasta el 31 de mayo pero exceptuará al sector de la construcción

La medida será publicada esta noche en el Boletín Oficial, según confirmaron fuentes oficial

El Gobierno Nacional prorrogará hasta el 31 de mayo la normativa que prohíbe despidos, con la excepción del rubro de la construcción. Así lo confirmaron fuentes oficiales a Infobae.

La medida quedará plasmada en un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que se publicará esta noche en el Boletín Oficial.

Las prórroga de la prohibición de despedir trabajadores sin causa, una medida que rige desde el comienzo de la pandemia de Covid-19, se enmarca dentro de la expansión de las restricciones a la circulación y a ciertas actividades económicas para enfrentar la segunda ola del coronavirus.

El primer decreto comenzó su vigencia el 1° de abril de 2020. La medida fue resuelta en el marco de la “emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social establecida por la cuarentena obligatoria para contrarrestar” la pandemia.

La decisión original fue tomada por primera vez luego del intento del Grupo Techint de despedir 1.450 trabajadores de la constructora por la parálisis de la actividad. Alberto Fernández cargó contra Paolo Rocca -titular del holding-: “Has ganado tanta plata en tu vida, tenés una fortuna que te pone entre los más millonarios del mundo; hermano, esta vez colaborá, y hacelo con los que hicieron grande a tu empresa, con los trabajadores”, aseguró el Presidente en esa oportunidad.Las empresas privadas seguirán hasta fines de mayo sin poder despedir empleados sin justa causa ni por razones de fuerza mayor o disminución de la demanda de trabajo

Luego se dispuso una prórroga desde el 1° de junio, hubo una tercera disposición a partir del 1° de diciembre y una cuarta el 23 de enero de este año, cuando además extendió la obligatoriedad del pago de una doble indemnización para los casos de cesantía por todo el año 2021.

De este modo, las empresas privadas seguirán hasta fines de mayo sin poder despedir empleados sin justa causa ni por razones de fuerza mayor o disminución de la demanda de trabajo.

“La pandemia de Covid-19 ha producido una merma considerable en la actividad económica a nivel mundial de la que nuestro país no se encuentra exento, por lo cual se entiende necesario y conveniente -más allá de las particularidades de cada región-, prorrogar la normativa existente respecto de la prohibición de despidos”, había expresado el Gobierno en la última prórroga.

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, admitió a fines de 2020 que el Gobierno mantendría la prohibición de despidos y la doble indemnización hasta que se haya normalizado la situación económica de la Argentina. “Frente a situaciones extraordinarias tuvimos que tomar medidas extraordinarias”, dijo el funcionario en un evento organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP). Aregó que esas decisiones apuntaron, por un lado, a la “preservación de los contratos de trabajo”.

Sectores de la economía como el industrial cuestionaron la medida por considerar que desalienta la creación de empleo, Si bien lo entienden como parte de una coyuntura de emergencia, como fue el inicio de la pandemia el año pasado, consideran que complica los planes de las empresas de contratar personal.

Pese a la prohibición de despedir, los puestos de trabajo cayeron en 2020. El empleo registrado, según la medición del Ministerio de Trabajo, en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), cayó en en 2020 en 223 mil trabajadores, a 11,9 millones, de los cuales se encontraban inactivos por ausentismo forzado por la falta de acceso al transporte público de pasajeros, principalmente; mientras que los ocupados en la informalidad cayeron en 920 mil, a 6,5 millones de trabajadores.

En tanto,la tasa de desempleo aumentó a 11% hacia fines de 2020 por el impacto de la pandemia en el mercado laboral, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec). Implica un aumento de más de un punto porcentual en relación al cuarto trimetre de 2019, cuando había sido de 8,9%.El empleo registrado, según la medición del Ministerio de Trabajo, en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), cayó en en 2020 en 223 mil trabajadores, a 11,9 millones, a pesar de las prohibiciones

La caída del empleo en la primera parte de la cuarentena se vio compensada parcialmente por la recuperación paulatina de la actividad económica en los últimos meses del año. Hacia el segundo trimestre del 2020 la tasa de desempleo había llegado a un techo de 13,1% tras los primeros meses de medidas de aislamiento social. En el tercero había ya recortado hasta 11,7 por ciento.

De acuerdo a los datos del organismo estadístico, a nivel país el desempleo subió a 2,1 millones de trabajadores. De esa forma, se trata de la cifra más alta para el último trimestre del año desde 2004.

Cabe destacar que ante la prohibición de los despidos, se intensificaron en el último semestre de 2020 los casos de renuncia a los puestos laborales.

Frente al cierre de diversos establecimientos, en particular de las ramas mano de obra intensiva como la gastronomía y hotelería, esparcimiento, comercio y construcción, así como por efecto de la drástica caída de la actividad en las pequeñas y medianas empresas que desarrollan actividades decretadas no esenciales, la insolvencia financiera, tras más de 9 meses en cuarentena total, inicialmente y parcial en el último tramo del año, la estadística laboral comenzó a registrar niveles récord de “renuncias” y “otras causas”, para sortear la cláusula de prohibición de despidos, la cual sigue vigente. Fuente: infobae