Se agotan las camas de hospitales públicos del conurbano bonaerense para atender casos graves de COVID-19: los distritos críticos

Así lo describe un parte reservado que recibió Axel Kicillof computando la ocupación total de las Unidades de Terapia intensiva desplegadas en los tres cordones de Buenos Aires. Alerta máxima porque la disponibilidad se acerca al colapso

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillofestá muy preocupado por la segunda ola del COVID-19 que golpea con mucha más fuerza que el año pasado. Sus temores, los pedidos para restringir aún más la circulación de la población realizados al presidente Alberto Fernández, tienen fundamentos en los reportes sobre la cantidad de camas ocupadas en las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de los hospitales públicos y de los efectores privados, que recibe de manera periódica de manos de Daniel Gollan, su ministro de Salud.

El informe demuestra la saturación que existe en el sitema de salud público y privado, que llegan al extremo de no tener camas para atender los casos más graves. Hay municipios que tienen sus terapias intensivas colapsadas. El nivel de ocupación supera el 93%. La situación en clínicas y sanatorios es peor, fluctúan entre el 95% y el 100%.

Esta ocupación en las camas de terapia intensiva hizo que Fernández y Kicillof analicen, junto a sus equipos de Salud, la posibilidad cierta de volver a la Fase 1, es decir, volver al cierre casi total de las actividades como la dispuesta el 20 de marzo de 2020.

El temor del gobierno nacional y de provincial es que haya una multiplicación de casos, con una ecuación geométrica fundamentalmente en el segundo y en el terecer cordón del conurbano bonaerense. Esa preocupación es porque los distritos que los integran tienen un sistema de salud más endeble ante la propagación del virus que terminará desbordando la capacidad de las camas UTI. Fuente: infobae