Galimberti: “Queremos construir una alternativa para una Entre Ríos diferente”

El intendente de Chajarí, Pedro Galimberti, habló del armado político que encabeza para las legislativas de este año pero con vistas a la Gobernación en 2023, en contraposición al sector que lidera Rogelio Frigerio. También se refirió al caso Castrillón.  

Consultado por sus intenciones como candidato a gobernador, Galimberti dijo que “ojalá que se dé” y en declaraciones al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza) analizó que “hay un proceso que comenzará con las legislativas y que implica también un armado político para el 2023”.

En ese sentido, admitió que “esto genera algunas críticas” teniendo en cuenta que al ser candidato debería abandonar su responsabilidad como intendente pero afirmó que “en términos políticos estamos tranquilos porque sabemos que tenemos armado un equipo de trabajo en la Municipalidad, aunque es cierto que genera algunas críticas”.

Al respecto, analizó: “La política está llena de procesos y a veces los tiempos, los dirigentes que pretenden encabezar algunos espacios, los terminan poniendo a las necesidades políticas. Acá básicamente lo primero que hacemos es reafirmar el compromiso que tenemos en seguir acompañando las cuestiones de nuestra localidad más allá de que la gestión estará a cargo de otra personas, de ser necesario, y por otro lado estamos intentando construir un proyecto provincial que obliga a hacer algunos sacrificios, de algunos hombres que tienen que dejar sus lugares como en este caso sería en una Intendencia”.  

Confirmó que junto al intendente de Crespo, Darío Schneider, son “un poco las cabezas” del sector y ante la ausencia de una figura femenina dijo que “seguramente habrá” y explicó: “Es cierto que estamos haciendo algún armado político novedoso, porque lo usual era que siempre aparezca alguien al frente; ahora vemos que ya no es esa época en la que existían caudillos –no están (Sergio) Montiel o (Jorge) Busti- y hay que armar equipos de trabajo con presencia territorial en diferente lugares, con dirigentes que son importantes regionalmente, reconocidos en sus ciudades y valorados, y que en el contexto de la provincia necesitamos amalgamarlos y entre todos construir una alternativas”. “A algunos les gusta más y a otros menos pero nosotros vamos por ese camino”, indicó.

Aclaró que “esto no es un desafío a Rogelio Frigerio: él está en todo su derecho de querer ser candidato a diputado y nosotros tenemos el nuestro; y hay una generación de intendentes que ha demostrado que algunas cosas  se pueden hacer, que no bastan las excusas y que hay lugares y estructuras en diferentes niveles del Estado donde se pueden hacer algunas cosas”.

“Estamos convencidos de que hay muchos entrerrianos y entrerrianas que están buscando alguna alternativa, alguna esperanza y que nosotros tenemos algunas cosas para ofrecer.  Esa es un poco la síntesis de porqué avanzamos cuando la más fácil hubiese sido acordar en algunos lugares e ir a buscar un escaño en la Cámara de Diputados”, explicitó.

De todos modos, dijo que su relación con Frigerio “es buena”: “Hablo con el ex ministro como con la gran mayoría de los dirigentes de Juntos por el Cambio”.

Respecto de este armado enfrentado a Frigerio, dijo que “se habló; pero obviamente que las visiones en algunos puntos no son iguales y cuando no hay acuerdos existe la posibilidad de que la gente se exprese y si no logramos avanzar en algún entendimiento, que lo advierto complicado porque hay espacios diferentes: el del ministro que por su propia figura termina concitando atención y el nuestro que tiene un desarrollo territorial interesante a partir de Intendencias, concejales, legisladores y si no nos podemos de acuerdo existirá el mecanismo de las PASO”.

“No lo digo como una cuestión amenazante sino como algo que será el derrotero natural de esta cosa, y hay que tomarlo con tranquilidad. Desde nuestro espacio queremos construir una alternativa para una Entre Ríos diferente, que se va a expresar en las elecciones de 2023, y que en este 2021 hay una estación de medio término y la vamos a jugar”, aseveró.

En cuanto a la posibilidad de lograr acuerdos con Frigerio, planteó: “Obviamente vamos contra el caballo del comisario, y uno no puede desconocer estas cosas; pero en la vida y en la política los desafíos no siempre son en las mejores condiciones. Vamos a continuar con el proceso de recorrida que iniciamos hace tiempo y que creemos que tiene expresiones en muchos lugares de la provincia. Estamos convencidos de que tenemos que conducir este proceso”.

Consultado por la cuestión de género dijo que “tenemos muchas mujeres que acompañan y que no necesariamente son conocidas”. “Evidentemente hay un recambio, lo que también trae sus conflictos. La próxima presidente del Comité Radical de la Juventud Radical será una mujer de nuestro espacio, que es Julieta Carraza de Gualeguaychú y cerca está Flavia Pamberger que es la viceintendenta de Ramírez, pero también hay un montón de mujeres que a veces tienen cargos como concejales, en Secretarías y Direcciones que integran nuestro espacio pero no quiero nombrar porque voy a quedar mal con un montón”, apuntó.

Sobre el acompañamiento de la diputada nacional Gabriela Lena, también oriunda de Chajarí, indicó que “está en la Illia y habrá que ver qué se sigue charlando con ese sector que responde a Atilio Benedetti como cabeza, pero tampoco vamos a estar buscando una cuestión geográfica sino que hay que buscar puntos en común para acordar”.

En relación con las preocupaciones por la realidad provincial, puntualizó que “en el último tiempo el gobernador pudo expresar los números en base a un par de cosas muy claras: la fuerte caída de la obra pública, achatamiento de salarios que ha sido bastante marcado el año pasado y mucha remesa del gobierno nacional. Veremos cómo se encamina a partir de ahora: hay que trabajar en la Caja de Jubilaciones, mirar un indicador objetivo que es la caída de la inversión pública en la provincia, y situaciones complejas en salud y educación, ahora agravada por la emergencia sanitaria, pero la provincia necesita torcer el rumbo”.

El caso Castrillón

A la hora de analizar todo lo sucedido con los hechos de violencia del vocal del Superior Tribunal de Justicia, el fallido juicio político y su reciente jubilación, sostuvo que “corresponde por la ley de paridad que la vacante la ocupe una mujer, y podría tener alguna candidata que corre con ventaja. De todos modos lo tendrá que decidir el gobernador”.

Asimismo, reflexionó: “Puntualmente el hecho de Castrillón, más allá del nombre particular del que se trata, muestra un poco la Entre Ríos que tenemos. Cuando uno se sienta a charlar con un empleado público lo más probable es que su trámite para jubilarse le tarde un año, ocho meses, 10 meses, mientras a Castrillón le salió en siete días hábiles. El PJ debe dar una explicación de porqué acontece lo que acontece, aunque no la va a dar; porque si el trámite de jubilación hubiera durado un año, que es el promedio, hubiese avanzado el pedido de enjuiciamiento que debía tratar Diputados”.

“No sé si no le corresponde algún tipo de denuncia al presidente de la Caja de Jubilaciones (Edgardo Scarione) sobre este tema, porque alguien tiene que hacerse cargo de lo que está pasando”, concluyó. Fuente: analisisdigital