Las tres funcionarias feministas que para The New York Times “están cambiando a Argentina desde adentro”

Se trata de Elizabeth Gómez Alcorta, Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad; Vilma Ibarra, la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, y a Mercedes D’Alessandro, Directora Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía

El diario estadounidense The New York Times destacó la labor de tres funcionarias feministas del gabinete de Alberto Fernández en materia de género. Se trata de Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad; Vilma Ibarra, Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, y a Mercedes D’Alessandro, Directora Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía.

Así en un extenso reportaje que firman los periodistas Alisha Haridasani Gupta y Daniel Politi, el periódico destaca que las funcionarias “están cambiando la Argentina desde adentro”.

“No estamos en contra de los hombres. Todo lo que queremos hacer es desarmar un sistema que ha abusado y lastimado a las mujeres”. Con esta frase, atribuida a Vilma Ibarra, se inicia el informe, en el que se destacan los elogios al gobierno de Alberto Fernández por su compromiso con la temática de género.

En la nota, Gómez Alcorta indicó que la mayoría de las medidas que tomaron se enmarcan en tres grupos: “El primero se centra en la violencia de género. Además de mejorar los canales de comunicación existentes y coordinarnos con el poder judicial, también trabajamos para crear nuevos canales de comunicación a través de WhatsApp y el correo electrónico. El segundo grupo se centra en las emergencias alimentarias, especialmente en lo que respecta al colectivo trans. Y el tercero se centra en los ingresos familiares de emergencia, que llegaron a nueve millones de personas en Argentina, una gran parte de las cuales eran mujeres y personas en situación de alta vulnerabilidad”.Captura de la nota del diario The New York TimesCaptura de la nota del diario The New York Times

En este plano, D’Alessandro, agregó: “Para todos nosotros es una prioridad. Entendemos que el trabajo que realizan las mujeres en casa, incluido el de cuidados, es un pilar fundamental de la vida social y de la economía. A menudo, cuando se utiliza la palabra `trabajador´, se piensa en alguien que cobra un sueldo”.

En relación con los femicidios, uno de los problemas que más preocupación le genera a las autoridades, porque más allá de las medidas que se tomaron, las estadísticas muestran que ese tipo de crímenes no cesa y el número de hechos aumentó aún más en la cuarentena obligatoria.

Quienes estudiamos este fenómeno sabemos que hay muchas cuestiones que crean las condiciones para la violencia extrema. A menudo, una mayor desigualdad se correlaciona con más violencia. Los estereotipos de género también tienen mucho que ver, así como la cultura: algunas sociedades latinoamericanas son más tolerantes con esta violencia. Y por supuesto, están las deficiencias en los organismos estatales, como la policía. Hasta 2015, Argentina no hacía un seguimiento oficial de los feminicidios. Solían llamarse “crímenes pasionales”. Y no había una estructura institucional que se ocupara de la violencia contra las mujeres, así que creamos una agencia federal de alcance nacional”, remarcó Gómez Alcorta.La ministra de Mujeres de Argentina, Elizabeth Gómez Alcorta. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
La ministra de Mujeres de Argentina, Elizabeth Gómez Alcorta. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

Luego, Ibarra respondió el porqué más allá de que el presidente Fernández tomó la agenda de género para su gobierno, en su gabinete, de igual modo, hay más hombres que mujeres en puestos de poder. “Hace muchos años no había ninguna mujer en los altos cargos y la creación del Ministerio de la Mujer es uno de los puntos más destacados de esta administración. Ahora, ¿es suficiente? No. Pero estamos mucho mejor que donde estábamos antes”, sostuvo la Secretaria de Legal y Técnica.

Y Gómez Alcorta, amplió: “Esta administración es la que tiene la mayor proporción de mujeres en puestos de alto nivel, un 37,5 por ciento, frente a la administración anterior que tenía un 22 por ciento. Ciertamente, a medida que se sube al nivel de ministros, se ve que esa proporción se reduce. Argentina también fue el primer país de América Latina y el Caribe que estableció una cuota de género para el Congreso en 1991 y, desde 2017, tenemos una ley de paridad para el Congreso”.

Incluso detallaron que integran un grupo de WhatsAppllamado “Mujeres en el Gobierno”, donde hay más de 250 mujeres. También nos reunimos, debatimos, compartimos experiencias y nos ayudamos mutuamente. Mercedes D'AlessandroMercedes D’Alessandro

Por su parte D’Alessandro, detalló en lo que se está trabajando y en los problemas que detectan: “Podemos abogar por leyes relacionadas con la paridad de género y pedir que las mujeres estén representadas en los altos niveles de gobierno y en el Congreso, pero todavía tenemos muchos problemas graves. En el poder judicial hay una clara brecha de género, pero también en los sindicatos y en el sector empresarial. Creo que esto demuestra las dificultades de la sociedad, que, en el fondo, sigue siendo una estructura patriarcal y desigual dominada por los hombres, con una clara discriminación de las mujeres. Eso es lo que tenemos que combatir”.

Por último, Ibarra defendió la creación del ministerio que conduce Gómez Alcorta y sostuvo: “Cuando alguien dice: `¿Dónde está el ministerio para los hombres?´, nosotras decimos: `Bueno, los hombres no necesitan reunirse y defender sus derechos, y eso está muy bien. Pero tenemos que asegurarnos de que las mujeres tengan los mismos derechos´. Por eso somos feministas. No estamos en contra de los hombres. Todo lo que queremos hacer es desmontar un sistema que ha abusado y dañado a las mujeres”. Fuente: infobae