Por qué los casos de asma no se agravaron con la pandemia

Por su dolencia pulmonar, esos pacientes fueron advertidos sobre los cuidados a adoptar ante el nuevo coronavirus, pero expertos afirman que no resultaron especialmente afectados. Por qué sucede esto

Cuando la pandemia por COVID-19 irrumpió en el mundo, debido a la aparición del coronavirus respiratorio SARS-CoV-2, muchas personas vulnerables a enfermedades pulmonares fueron advertidas que debían extremar su cuidado, dado que el virus generalmente daña los pulmones y causa problemas respiratorios.

Pero con el correr de los meses los casos de asma no se incrementaron. Al contrario, se redujeron drásticamente en varios lugares del mundo. Por ejemplo, en 2020 solo el 14 por ciento de las personas hospitalizadas con COVID-19 en el Reino Unido tenían asma. Es más, estos pacientes tenían más probabilidades de sobrevivir que otros si estaban infectados por el virus. Y ahora se ha descubierto que durante los últimos 18 meses, el número de asmáticos que sufrieron un ataque lo suficientemente grave como para necesitar una visita de su médico de cabecera fue menor que en los cuatro años anteriores.

Ha habido una reducción significativa en la asistencia a la atención primaria por exacerbaciones [ataques] durante la pandemia”, dice el autor principal del estudio, el doctor Syed Shah, miembro del rector del centro de investigación del asma de la Universidad de Edimburgo que junto a su equipo analizaron los registros de más de 100.000 pacientes con asma y encontraron una caída del 20 por ciento en el número de visitas al médico de cabecera por ataques de asma. Sin embargo, la cantidad de ataques lo suficientemente graves como para necesitar tratamiento hospitalario no cambió. Este fenómeno no se limita al Reino Unido. Algo similar ha estado sucediendo en EEUU, donde otro gran estudio encontró que el número de ataques sufridos en el hogar se había reducido en un 40 por ciento en comparación con años anteriores.Ha habido una reducción significativa en la asistencia a la atención primaria por ataques de asma durante la pandemia, confiesan los médicos (GETTY)Ha habido una reducción significativa en la asistencia a la atención primaria por ataques de asma durante la pandemia, confiesan los médicos (GETTY)

Un equipo de investigadores del grupo de Neumología del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR), en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Respiratorias (Ciberes), ha obtenido evidencia de que el asma podría proteger frente a la enfermedad en un grupo concreto de pacientes asmáticos.

Por un lado, estos científicos han comprobado que el asma no parece estar relacionada con una peor evolución de COVID-19 y, por el otro, se ha puesto en relieve la importancia de los fenotipos ya que el asma podría ser un factor protector frente a la infección por el virus , especialmente en pacientes asmáticos con fenotipo T2.

En el estudio, llevado a cabo en Vall d’Hebron, publicado en The Journal of Allergy and Clinical Immunologylos investigadores, liderados por María Jesús Cruz, jefa del grupo de Neumología del VHIR y Xavier Muñoz, investigador principal del mismo grupo y médico adjunto del Servicio de Neumología de Vall d’Hebron, llevaron a cabo un relevamiento de los 71 pacientes asmáticos que habían ingresado con neumonía por SARS-CoV-2 desde el 1 de marzo hasta el 30 de junio.El asma no parece estar relacionada con una peor evolución de COVID-19 - REUTERS/Sergio PérezEl asma no parece estar relacionada con una peor evolución de COVID-19 – REUTERS/Sergio Pérez

Las explicaciones médicas para responder a este fenómeno de baja de casos incluyen la falta de concurrencia a los consultorios por temor a exponerse al COVID-19; que los medicamentos para el asma ofrecen cierta protección contra el virus; y que las precauciones contra la pandemia (máscaras, distanciamiento, aislamiento) han reducido el riesgo de exposición a otros virus que se sabe que desencadenan ataques.

Ciertamente es cierto que el miedo impidió que las personas acudieran al médico. “Muchos de nuestros seguidores nos dijeron que tenían miedo de buscar ayuda durante la pandemia por temor a estar expuestos a COVID”, precisó un portavoz de Asthma UK y British Lung Foundation Partnership. Mientras tanto, otros simplemente no pudieron conseguir una cita en persona con su médico de cabecera. Pero el profesor Elliot Israel, un especialista en pulmones del Brigham and Women’s Hospital en Boston, quien dirigió el estudio de EEUU, tiene otra teoría sobre el declive de las personas que buscan ayuda para el asma, ya que cree que los expertos pueden haberse concentrado demasiado en aconsejar a los pacientes que eviten las sustancias que desencadenan ataques de asma alérgica, como el polen, los productos de limpieza o la contaminación, cuando son otras enfermedades las que pueden ser más problemáticas. “Estas cosas pueden desencadenar un ataque, pero lo que ahora parece más importante es la capacidad de otros virus para causar estos ataques”, afirma.

Durante la pandemia, las personas tomaron precauciones que redujeron el riesgo de contraer infecciones virales y, como resultado, las tasas de estas infecciones en general se redujeron drásticamente. Normalmente, alrededor de 50.000 personas mueren a causa de la gripe en los EEUU cada año. Sin embargo, el año pasado, la gripe causó entre 1000 y 2000 muertes, dice. Los nuevos hallazgos han provocado un debate entre expertos.El 66,7 por ciento de las personas que sufrieron un ataque de asma lo trataron en casa (Alexandra Hootnick/The New York Times)El 66,7 por ciento de las personas que sufrieron un ataque de asma lo trataron en casa (Alexandra Hootnick/The New York Times)

“No podemos suponer que debido a que los médicos de cabecera ven menos pacientes con ataques de asma, la gente no los tiene. Sabemos que el 66,7 por ciento de las personas que sufrieron un ataque de asma lo trataron en casa“, dice el portavoz de Asthma UK y British Lung Foundation Partnership. En respuesta, el profesor Israel señala que su estudio, que involucró a 1000 personas con asma, fue diseñado para informar específicamente sobre lo que sucedió en sus hogares. “Enviaron informes semanales sobre cómo se sentían, qué medicamentos estaban tomando y si habían tenido un ataque. Cuando llegaron los informes, quedó claro que el número de ataques había disminuido”, indicó. Su teoría está respaldada por la doctora Lauren Cohn, especialista en pulmones y profesora asociada de medicina en la Universidad de Yale: “Durante la pandemia, mis pacientes tuvieron menos brotes que en años anteriores. Creemos que esto se debe al uso de máscaras y al contacto humano limitado en el trabajo y la escuela”.

Entonces, ¿qué más podría cortar los casos? El profesor Geoffrey Chupp, director del Centro para el Asma y las Enfermedades de las Vías Aéreas de la Universidad de Yale, descubrió que los asmáticos, que representan alrededor del 10 por ciento de los pacientes con coronavirus en los EEUU, tenían más probabilidades de sobrevivir al virus ya que “es posible que algunos de los medicamentos utilizados para el asma hayan ayudado a reducir la inflamación que causa el COVID-19”. Esto se debe a que los inhaladores que usan las personas con asma para aliviar los síntomas de un ataque contienen dosis bajas de esteroides que reducen la inflamación, dice. También es posible que el medicamento regule a la baja los receptores ACE2 que se encuentran en las células de todo el cuerpo, y que el virus usa para ingresar, lo que dificulta el acceso, sugiere el profesor Israel.29/04/2019 Reducir los medicamentos para el asma puede reducir los costes sin empeorar la salud, según un estudio. QUIRONSALUD
29/04/2019 Reducir los medicamentos para el asma puede reducir los costes sin empeorar la salud, según un estudio. QUIRONSALUD

Shah tiene otra teoría, más convencional: “Hay mucha evidencia de que el asma mejora si los desencadenantes ambientales (polen, contaminación del aire, productos de limpieza) se manejan adecuadamente”. La calidad del aire ciertamente mejoró temporalmente en ciudades de todo el mundo durante los cierres. Un informe encontró que a medida que las emisiones de la industria y el transporte cayeron en 2020, el 65 por ciento de las ciudades globales analizadas experimentaron una mejor calidad del aire en comparación con 2019. Y agregó: “El aire más limpio durante la pandemia ciertamente ayudó, y como medida preventiva, más pacientes con asma recibieron inhaladores y se les animó a usarlos si tenían un brote. Entonces, la pandemia podría estar provocando una disminución en los brotes porque la gente está siendo más cuidadosa con la autogestión”.

Pero el profesor Israel no está de acuerdo: “Tuve que reconsiderar mi suposición de hace mucho tiempo que gran parte del asma se debe a alérgenos domésticos y de la oficina. “No encaja con el hecho de que los ataques no aumentaron, sino que disminuyeron, cuando la gente se aislaba en los hogares, que son una rica fuente de alérgenos. Por eso tiene sentido dar un papel más importante a los virus”. El hecho de que no haya una disminución en el número de personas derivadas al hospital sugiere que aquellos que no vieron a su médico de cabecera estaban teniendo ataques más leves. Irónicamente, la conexión viral más fuerte podría significar que las personas con asma podrían tener que tomar precauciones físicas contra las secuelas de la pandemia durante más tiempo.

“Esta es una situación que evoluciona rápidamente y todos estamos tratando de dar sentido a diferentes aspectos. El levantamiento de las restricciones significa que es probable que aumente el número de todas las infecciones virales. Quizás las precauciones, como las máscaras, deban mantenerse en su lugar durante más tiempo para evitar la entrada de virus. Son bastante de baja tecnología en este momento. Sospecho que pronto habrá una gran mejora en esa tecnología”, finalizó Israel. Fuente: infobae