El Gobierno busca aumentar la producción de gas para reducir las importaciones el próximo invierno

La tercer etapa del Plan Gas.Ar pretende sumar a la producción de gas natural 6 millones de metros cúbicos por día, en una compulsa abierta en la que podrán participar todas las productoras y todas las cuencas.

La producción creciente de gas natural, que se encuentra un 8% por encima de los niveles de un año atrás y casi 4% respecto de la prepandemia, permitirá a la Secretaría de Energía salir a buscar ese incremento con el lanzamiento de la Ronda 3 del Plan Gas.Ar, para asegurar el abastecimiento y reducir las importaciones energéticas del invierno próximo.

Esta nueva etapa pretende sumar 6 millones de metros cúbicos por día (Mm3/d) a partir del próximo invierno, en una compulsa abierta en la que podrán participar todas las productoras y todas las cuencas, para reemplazar volúmenes de importación de GNL y de gasoil.

Ronda 1 del Plan Gas.Ar
La primera de las dos rondas iniciales del Plan se concretó el 15 de diciembre y permitió asegurar propuestas de las petroleras por 67,8 Mm3/d -algo por debajo del bloque de 70 Mm3/d pretendido por la Secretaria de Energía- para contractualizar a cuatro años con Cammesa y las distribuidoras.

En esa oportunidad, el precio máximo convalidado fue de US$ 3,66 por millón de BTU ofertado por la petrolera YPF, que además fue la que mayor compromiso de volumen concursó por más de 20 Mm3/d, en tanto que el precio promedio ponderado fue de US$ 3,50 por millón de BTU.

Ronda 2 del Plan Gas.Ar
La segunda ronda que se realizó el 8 de marzo permitió sumar otros 3,5 Mm3/d, pero en este caso exclusivamente para los meses de junio, julio y agosto de cada año.

El objetivo es utilizar plenamente la capacidad disponible en los gasoductos, hasta tanto se avance con las obras de infraestructura.El objetivo es utilizar plenamente la capacidad disponible en los gasoductos, hasta tanto se avance con las obras de infraestructura.

Ronda 3 del Plan Gas.Ar
Ahora, la resolución 984 difundida esta semana prevé completar los 70 Mm3/d iniciales de acuerdo con el Decreto 892 que creó el esquema del Plan Gas.Ar; y adicionalmente volver a ofertar volúmenes bajo la misma modalidad de las cuencas Neuquina, Austral y Noroeste para asegurar el abastecimiento de gas natural para el periodo mayo 2022 a diciembre 2024.

El objetivo es utilizar plenamente la capacidad de transporte disponible en los gasoductos, para reemplazar al máximo posible esas importaciones, hasta tanto se avance con las obras de infraestructura necesarias para una mayor evacuación.

En esta Ronda 3 del Plan Gas.Ar, se licita la compra de 3 millones de m3/día de gas desde la Cuenca Neuquina2 Millones de m3/día desde la Cuenca Austral y 1 millón de m3/día desde la Cuenca del Noroeste, de 2022 a 2024 inclusive, con inicio de inyección de mayo a septiembre próximos.

En esta ronda, las empresas podrán ofertar volúmenes crecientes desde mayo del próximo año, cuyo máximo deberán alcanzar en septiembre para, luego si, mantenerlo hasta diciembre de 2024.

Los volúmenes que se adjudiquen en el marco del nuevo concurso no gozarán de derechos adicionales de exportación en firme de gas natural tal como ocurrió en las rondas previas, una medida que se tomó como incentivo para la participación y la inversión de las empresas en el lanzamiento del plan.

El cronograma prevé para el cierre de presentación de ofertas el martes 2 de noviembre a las 12, mientras que la adjudicación se fijó para el 10 de noviembre, mientras que el precio tope de ofertas es el máximo precio ofertado en la primera ronda.

De esta manera, se busca canalizar la producción incremental en contratos vinculados con el Plan Gas y que en septiembre alcanzó la segunda mayor producción de los últimos 12 años, con un total de 133 millones de metros cúbicos por día.

Durante septiembre se registró un crecimiento interanual de la producción de gas no convencional del 30,9% mientras que el gas total lo hizo en un 7,9%.

Comparando los datos con los arrojados pre pandemia, la actividad sigue en alza con incrementos de 3,8% de gas total y 22% de producción de gas no convencional que en febrero del 2020.

Pero el crecimiento de la oferta en el no convencional de Vaca Muerta tiene un tope a corto plazo impuesto por las restricciones de transporte, las que sólo podrán ser superadas con la construcción de un nuevo sistema de gasoductos que demandará una inversión de unos US$ 2.000 millones, y para el cual el Gobierno analiza distintas fuentes de financiamiento.

La continuidad del esquema del Plan Gas, así, pretende asegurar para el próximo invierno la mayor cantidad de recurso nacional ante la perspectiva de un incremento del precio internacional del Gas Natural Licuado (GNL) al que el país debe recurrir en los últimos años para cubrir los picos de demanda invernal.

«En un mundo donde falta el gas, lo que provoca fuertes aumentos en el precio de la electricidad, en Argentina se implementó este plan que mes a mes demuestra grandes resultados»DARÍO MARTÍNEZ
Precisamente, para el Gobierno la puesta en marcha del Plan Gas.Ar permitirá al país defenderse de la crisis energética que se registra en la actualidad a nivel mundial, que está determinando fuertes incrementos en los precios internacionales en países de Europa y Asia.

Los precios del gas natural se incrementaron en gran parte del mundo en los últimos meses por un aumento de la demanda vinculada con la recuperación de la actividad económica, sobre todo en Asia, y las dificultades para que la producción recupere un ritmo similar al existente en la prepandemia.

Pero el aumento en el precio del gas conlleva también un incremento en las tarifas eléctricas que mientras en la Argentina el promedio anual ronda los US$ 60 el MWh -y en este invierno creció hasta los US$ 80 el Mwh-, en Europa el precio de la energía está alcanzando los US$ 200 el Mwh.

Esos niveles de costos representarían un nivel inalcanzable para Argentina, y en ese escenario hipotético, en el país los subsidios eléctricos que este año terminarán en unos US$ 5.600 millones de acuerdo con proyecciones recientes de la Secretaría de Energía, se dispararían hasta alcanzar los US$ 18.000 millones, y el costo de la energía a la industria casi se cuadruplicaría. Fuetne: telam