Despidieron a Gerardo Rozín en medio de mensajes de cariño

El periodista, productor y animador fue inhumado en su ciudad natal. Su féretro estaba envuelto en una bandera y una camiseta de Rosario Central.

Un puñado de familiares, amigos y seguidores despidieron en la ciudad santafesina de Rosario al periodista Gerardo Rozín, fallecido el viernes a los 51 años en Buenos Aires.

El cortejo fúnebre con los restos de Rozín, en un féretro envuelto en una bandera y una camiseta de Rosario Central, partió a las 12.40 de este domingo desde la Cochería Caramuto, en Córdoba y Riccheri, en el macrocentro rosarino, hacia el Cementerio Israelita, donde fue inhumado.

Los restos del cronista y productor habían llegado a esta ciudad luego de haber sido velados en la casa mortuoria ubicada en la porteña Avenida Independencia 3899.

Por allí desfilaron personalidades de la cultura, la televisión y la política como el Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia Gustavo Beliz, el empresario teatral Carlos Rottemberg, el directivo del Viacom CBS Darío Turovelzky, el gerente de contenidos de eltrece Pablo Codevila.

Además, estuvieron Nicolás Repetto (Rozín fue su productor y ladero en tiempos del magazine nocturno “Sábado Bus”), Beto Casella, Romina Manguel, Julio Bárbaro y Daniel Hadad, entre familiares y personas cercanas al creador de programas como «Esta noche libros» y «Gracias por venir».

En tanto, el periodista tuvo el sábado un sentido homenaje antes del partido en que Rosario Central, club de que el era hincha, recibió a Barracas Central, cuando los jugadores del equipo local ingresaron al campo de juego con una bandera que lo despedía y se le dedicó un minuto de aplausos, mientras su rostro se reflejaba en el tablero electrónico.

Cariño y gratitud

Al enterarse de la muerte de Rozín, artistas musicales que encontraron espacio y difusión en sus programas de Telefe lo recuerdan con cariño y gratitud.

En su cuenta de Instagram, su coterráneo Fito Páez lo definió como a “un hombre cálido, tierno e inteligente. Emperrado con ponerle música en vivo a un país que la necesitaba y cual Quijote peleando contra los molinos de vientos de la burocracia televisiva ganó ampliamente esa batalla”.

“Obsesivo en su trabajo, se convirtió en uno de los favoritos del gran público por su entrega y pasión. Fue un hombre fuerte de la cultura y el entretenimiento de su tiempo. Hablamos bastante por teléfono en los últimos meses. Había llamado para despedirse. Por supuesto, yo le refuté aquella escena poniendo de manifiesto lo exagerado que era en algunas de sus apreciaciones y cambié de tema quitándole relevancia a su conversación”, recordó el artista en otro tramo de su escrito.

Fito concluyó el texto público indicando que “lo vamos a extrañar muchísimo a este rosarino canalla de corazón que supo conquistar, incluso a lxs inconquistables con su encanto irresistible y su don de bien”.