Sergio Massa convocará por carta a los líderes parlamentarios para armar «una agenda de consensos»

El presidente de la Cámara de Diputados e integrante del Frente de Todos, Sergio Massa, tiene en mente un «Pacto de la Moncloa argentino».

Sergio Massa, el presidente de la Cámara de Diputados, elabora una carta que enviará a principios de abril a los jefes parlamentarios para proponerles armar “una agenda de consensos” que incluirá ejes como la transformación de planes sociales en empleo, la cadena de valor del litio, el aumento de las exportaciones, la defensa del medioambiente y la lucha contra el narcotráfico.

El líder del Frente Renovador planteará a los presidentes de bloque de la oposición que hagan propuestas y convocará a crear un ámbito en el Congreso que “se eleve por sobre las discusiones cotidianas” y brinde garantías para la gobernabilidad, sometida a fuertes tensiones por la pelea que existe entre los otros referentes del Frente de TodosAlberto Fernández y Cristina Kirchner.

Un anticipo de lo que Sergio Massa tiene en mente, que sus allegados califican como “un Pacto de la Moncloa argentino”, lo dio anoche en la cena por los 40 años de la Asociación Conciencia, ante un auditorio que incluyó a dirigentes oficialistas y opositores, empresarios y sindicalistas: “Este no es un año electoral, gracias a Dios -, afirmó-. Es un año ideal para que esa cultura del encuentro se transforme en acción concreta, para que salgamos de la idea amigo-enemigo y podamos construir en el Congreso ámbitos de diálogo y para que le demos algunos temas certidumbre no solamente a los sectores involucrados en las reglas que fijemos sino a la sociedad”.

La convocatoria del titular de Diputados estará dirigida primero a los líderes parlamentarios y no a empresarios, sindicalistas, movimientos sociales y otros sectores, en una iniciativa que busca ser complementaria de las negociaciones del Presidente con la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Confederación General del Trabajo (CGT) para acordar “un pacto de gobernabilidad” dirigido a bajar las expectativas inflacionarias y dar señales que ayuden a serenar las variables económicas.

Sergio Massa propondrá debatir sobre la base de una agenda acordada con la oposición y con temas definidos, pero dentro del Congreso, que es el ámbito donde están representadas todas las fuerzas.

En Juntos por el Cambio, los que primero reaccionaron en estos minutos ante la difusión de esta iniciativa fueron los “halcones” del PRO: hay malestar, que está reflejando en llamadas y mensajes por WhatsApp, porque creen que detrás de la jugada de Massa también está un referente de las “palomas” como Horacio Rodríguez Larreta, quien se mostró junto con el presidente de Diputados durante la cena de la Asociación Conciencia. No es una sorpresa: ambos han admitido que son amigos.

Pero el ala dura del PRO sospecha que nada es casual y que Larreta está negociando con Sergio Massa una instancia de diálogo político a espaldas de sus colegas de coalición. Y entre los moderados del partido fundado por Mauricio Macri existe incomodidad por aquella foto y el sorpresivo anuncio massista porque los descoloca en un momento en el que parecían unificados contra el oficialismo.

La convocatoria que efectuará Massa está vinculada, en realidad, más con su propia certeza de que la pelea entre el Presidente y la Vicepresidenta está hiriendo de muerte al Frente de Todos para las elecciones de 2023. Por eso el titular de Diputados analiza distintas alternativas, que van desde reforzar la coalición con serios replanteos internos hasta buscar otras alianzas desde el Frente Renovador.

La agrupación que conduce Massa tiene previsto un congreso que se realizará a mediados de abril en Mar del Plata y en el que se difundiría un documento que planteará sus reparos al conflicto entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner y deslizaría la posibilidad de tomar un camino distinto.

Por eso no es casual el llamado de Massa al diálogo político en el Congreso. El presidente de la Cámara de Diputados no buscó la opinión de sus socios de la coalición gobernante y procura diferenciarse con una jugada audaz para dar una señal diferente en medio de las tensiones oficiales, convencido de que esa pelea pone en riesgo la gobernabilidad, afecta la economía y dinamita la continuidad del Frente de Todos en las elecciones presidenciales del año próximo.

Fuente: Infobae