En Iosper esperan el decreto de convocatoria a elecciones

El Gobernador debe firmar el decreto que fija la fecha y designa a los miembros de la junta electoral. Cañete expuso acerca de la situación de la obra social ante este recambio que lo tendrá otra vez como candidato. 147 mil afiliados habilitados para votar a los siete directores.

El 16 de julio vence el mandato de los miembros del Directorio del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper). Por estos días, en la institución se espera el decreto de convocatoria a elecciones para que los afiliados voten a sus representantes en la conducción.

Del total de afiliados a la obra social, algo más de 300 mil entrerrianos, están habilitados para votar 147 mil que son los titulares de los cuales 71.622 son jubilados. El resto de los usuarios de la obra social son adherentes y no participan de los comicios.

En la instancia de elecciones, hay un padrón por cada agrupamiento: estatales, docentes, jubilados, trabajadores municipales, legislativos y judiciales, retirados de la policía y empleados de la obra social. Los afiliados votan en el agrupamiento que les corresponde a un director titular y a un suplente para que los represente en el directorio de siete miembros que conduce el Iosper.

Fernando Cañete, presidente del Directorio Obrero, lleva dos mandatos al frente del organismo. El trabajador judicial volverá a postularse por su agrupamiento, que reúne a los empleados de la Justicia y la Legislatura.

En diálogo con Página Política precisó que, notificado el Ejecutivo del vencimiento en julio de los mandatos, se espera ahora la firma del decreto de convocatoria a elecciones. “En diciembre enviamos nota al Gobernador informando esta situación. El decreto consignará una fecha y designará una Junta Electoral que ya en funciones dispondrá los plazos de todo el cronograma”, dijo. La junta se integra con un profesional del Iosper, un representante de Fiscalía de Estado y un delegado de Recursos Humanos de la provincia.

Panorama oficial

“El Iosper se encuentra en un buen momento desde el punto de vista prestacional. Hay muy buena relación con la Federación Médica, con la Asociación de Clínicas y con otras entidades. Hemos podido acortar los plazos de pago y esto nos ha permitido seguir fortaleciendo el vínculo con los prestadores”, destacó Cañete y puso como ejemplo que “estas semanas estamos ya liquidando lo que se pagaba siempre los días 25”. “Se han bajado los plazos, a 20 días de la presentación de las facturas”, aseguró.

Asumió las complicaciones con algunos grupos de prestadores, especialmente con los odontólogos. Y si hubo un avance, días pasados, con los dentistas de Gualeguay para que se presten los servicios, este lunes las noticias fueron desalentadoras: “El círculo de Gualeguay me pide poner en práctica el acuerdo firmado solo cuando sea autorizado por el colegio de odontólogos a nivel provincial. Enviamos carta documento para que ratifiquen o rectifiquen lo firmado”, apuntó el titular del directorio.

“Financieramente el panorama está totalmente equilibrado -insistió Cañete-. Cerramos con superávit, podemos proyectar políticas en el tiempo, tenemos definidos hasta fin de año los aumentos arancelarios y seguimos brindado el servicio con casi 2.300 internaciones por mes; 100 mil consultas; una inversión muy importante en tratamientos médicos de alta complejidad que constituyen casi 400 millones de pesos; 150 mil prácticas al mes en radiografías; con los reintegros estamos al día”, repasó Cañete al poner de resalto el panorama del instituto ante el contexto electoral.

Recordó Cañete el tijeretazo a los recursos del Iosper que se dio en 1995, en el marco de una de las tantas leyes de emergencia dictadas en esa década. Aún no se han restituido plenamente.

“La contribución patronal por los pasivos se redujo dos puntos. Eso sigue igual. La contribución que gestionamos ante el Gobernador fue el aporte patronal por los activos que en el 95 se redujo al 4%. Hoy está en 5,5% y lo anunciado por el gobernador es que continuará la restitución el año próximo con el medio punto que aun falta”, recordó.

Respecto del aporte de los trabajadores, que también es el más bajo que por tal concepto se hace a las obras sociales del país, Cañete descartó de plano el análisis de esa alternativa, ni siquiera para los salarios más elevados de la administración pública. “Nunca este directorio tuvo en análisis esa posibilidad de aumentar el aporte del trabajador. Ningún director lo ha planteado. Siempre hemos debatido y reclamado la contribución del Estado como patronal”, enfatizó.

Cañete auguró “una elección abierta, democrática” y convocó a los candidatos a “no descalificar ni denigrar la obra social para postularse”. “Me parece que pretender salir, hacerse visible, criticando a la obra social baja el nivel del debate. Hoy tenemos una obra social con buenos aranceles, equilibrada y que cierra con superávit”, insistió.Fuente: Página Política