Europa confirma cuándo prohibirá la venta de autos diésel, gasolina e híbridos

La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo aprueba acortar el plazo para prohibir la venta de autos de combustión

El futuro del automóvil pasa por el coche eléctrico y ahora más que nunca parece que no hay vuelta atrás: el plazo para llegar a esta realidad sigue acortándose. La última noticia llega ahora del Parlamento Europeo, donde la Comisión de Medio Ambiente (ENVI) ha aprobado definitivamente que se prohíba la venta de coches de combustión interna a partir del 1 de enero de 2035.

Esta nueva medida supone que se acorte en otros 5 años el plazo previsto inicialmente, que contemplaba el fin de la venta de este tipo de coches para 2040. La votación (con 46 votos a favor, 40 en contra y 2 abstenciones) debe ser ahora ratificada por el pleno del Parlamento Europeo, que se celebrará en junio. La aprobación de esta medida afectaría tanto a turismos como a furgonetas.

Fuera los coches impulsados por e-fuels

Una de las novedades de esta nueva medida es que también prohibirá la venta de coches nuevos que utilicen los e-fuels para impulsarse, es decir, los combustibles sintéticos que no derivan del petróleo. Algunas marcas que trabajan ya en el desarrollo de esta tecnología (como Porsche) habían pedido que se excluyeran del acuerdo de la UE; sin embargo, no ha sido así finalmente.

Con esta nueva medida, el coche eléctrico en sus diferentes variantes (de batería, solar o de pila de combustible de hidrógeno), será la única opción viable para los fabricantes que quieran seguir operando en la Unión Europea en el futuro próximo.

La normativa de emisiones se endurece en 2025

La UE se marca prohibir en toda la región la venta de vehículos no solo con motor de combustión, sino también híbridos. El punto de partida sería un avance gradual con el objetivo a corto plazo de reducir el 55% de las emisiones contaminantes de los nuevos coches y furgonetas en 2030, para reducirlas a cero cinco años después.

Sin embargo, ya para 2025 la UE se marca sus propios objetivos. El plan inicial de reducción de emisiones para los turismos era de un 15% para ese año; sin embargo, la nueva votación ha aprobado finalmente que sea un 20%. En cuanto a las furgonetas y vehículos comerciales ligeros, estos mantendrán el 15% inicialmente previsto.

Fuente: Mundo Deportivo