Guille se despidió del hospital chino

Guillermina, la niña de 8 años oriunda de Nogoyá, emprende el regreso a casa luego de haber recibido el tratamiento con células madreas para poder ver.

A través de los redes sociales, sus padres anunciaron la despedida de Guillermina de los profesionales que la atendieron durante estas dos semanas, y a través de un audio que difundieron, confirmaron que los doctores anunciaron que “mejoró el reflejo de las pupilas en ambos ojos” de la niña.

Según los médicos de la clínica china, advirtieron que la niña, en las próximas semanas “podría percibir la luz”. Recomendaron paciencia durante el desarrollo de las células madres y los nuevos nervios ópticos.

La pequeña deberá continuar con su tratamiento tomando medicamentos y vitaminas, también realizando masajes y ejercicios de rehabilitación para que los implantes de células madres se desarrollen.