Reinó la ausencia de controles en la Feria Gastronómica

Se realizó el pasado fin de semana una amplia feria gastronómica en el Parque Francisco Ramírez, que contó con puestos de comidas provenientes de una asociación latinoamericana que recorre el país con comidas típicas de cada una de las regiones del continente

Si bien el evento puede calificarse como positivo, muchos fueron los comerciantes que hicieron notar su descontento por la falta total de controles sanitarios, comerciales y  de seguridad policial ya que hubo expendio de bebidas alcohólicas hasta agotar todas las reservas de los barriles de cerveza tirada que se vendían.

Además, el Área de Bromatología Municipal no realizó control alguno en los puestos gastronómicos, dejando a criterio de cada uno de los cocineros visitantes el manejo y producción de los alimentos que se vendieron. Generando una conducta desleal hacia el comerciante local que debe cumplir  con ciertos requisitos de salubridad para evitar infracciones y multas por parte del municipio.

Otro de los puntos que generó controversia e interrogantes en el comercio nogoyaense, fue la ausencia de cobro alguno de sisa a los más de 20 puestos instalados en el Parque Francisco Ramírez: “vienen, se instalan, venden y no dejan ningún tipo de contribución alguna por las ventas realizadas y nosotros los comercios de acá tenemos que cumplir rigurosamente con todos los impuestos” señaló un comerciante de la ciudad.

Agregaron además estos comerciantes descontentos, que fue asombrosa el contenido de infraestructura que puso al servicio de esta feria el municipio local, preguntándose cuánto dinero erogó el ejecutivo para esta realización, sin que le quede retribución alguna a la ciudad.  

Pese a ello, lo que más enojo generó fue el espíritu de anarquía que reinó ante la falta total y absoluta de controles.

Para finalizar, uno de los comerciantes molestos por esta decisión desleal dijo: “de nosotros solo se acuerdan para recaudar”